Ficha Libro


El cazo de Lorenzo

Lorenzo siempre arrastra un cazo detrás de él. El cazo se le cayó un día encima... No se sabe muy bien por qué. Desde entonces, el cazo se atasca en todas partes y le impide avanzar. Un día se harta y decide esconderse. Pero las cosas no son así de sencillas, afortunadamente.

Ver Ficha

El medio pollito

"El Medio Pollito" encuentra un día una pepita de oro. Junto al niño que es su dueño va al palacio a pedirle al rey un saco de harina, un saco de arroz, un saco de porotos y un saco de trigo a cambio de la pepita de oro. Y allí comienzan las dificultades para el niño y el medio pollito. Un relato con la gracia de la tradición oral y que también nos hace pensar.

Ver Ficha

El rey pequeño y gordito

En un lejano país vivía un rey pequeño y gordito que siempre se esforzaba por ser amable y cariñoso con todos sus súbditos. Sin embargo, un buen día de verano, mientras observaba cómo trabajaban los hombres de su reino, de repente, se puso muy triste y cayó enfermo. ¿Qué le había ocurrido?

Ver Ficha

El tío Willibrord

El tío Willibrord es un hombretón muy alto y fortachón, y también un excéntrico. Muy serio y sensato unas veces, otras es un valentón lleno de fanfarronería. Su extraño modo de vestir encierra un misterio, lo mismo que su barba... y el miedo que siente por los perros. No le importa meterse en la jaula de los leones ni juguetear con los tigres. Pero eso de los perros...

Ver Ficha

Finis Mundi

Francia. Año 997 de nuestra era. Michel, un monje cluniacense, decide embarcarse en una misión imposible. Según las revelaciones del ermitaño Bernardo de Turingia, el fin del mundo se acerca y sólo hay una manera de salvar a la humanidad: invocar al Espíritu del Tiempo. Pero antes es preciso recuperar los tres ejes sobre los que se sustenta la Rueda del Tiempo. ¿Dónde se encuentran? Nadie lo sabe...

Ver Ficha

Iván el tonto y otros cuentos

¿Qué puede hacer un diablo ante la pureza y bondad de alguien como Iván el Tonto? Sus intentos por corromperlo son vanos. Sin proponérselo, Iván arruina con su inocencia y tesón las tretas del diablo. De manera desinteresada hace el bien a sus vecinos sin esperar recompensa, labra la tierra o recoge la cosecha. Además encontramos otras historias inspiradas en la mitología popular rusa o fábulas de la tradición clásica, que demuestran su confianza en el género humano y en jóvenes y niños, que a través de su inocencia y grandeza representan la esperanza de la sociedad. Exaltando valores esenciales del alma humana como nobleza, honestidad, amor a la justicia y libertad, sus moralejas se ambientan tanto en una cabaña como en un palacio, y todas las situaciones sirven para poner a prueba el ingenio y demostrar que el bien enriquece al hombre y lo conduce a la felicidad.(BED)

Ver Ficha

Jacobo no es un pobre diablo

Todos los albatros saben volar, excepto Jacobo. Los ancianos quieren expulsarlo de la isla, pues piensan que un albatros que no vuela no es un auténtico albatros. Los padres y los amigos de Jacobo están muy preocupados por él. Sin embargo, él está contento, pues, aunque no vuela, puede hacer muchas otras cosas.

Ver Ficha

Más leídos